Rodrigo y Maxandre

Desde pequeño me acuerdo que mis padres me animaban a conocer gente nueva y culturas diferentes. Eso me hizo investigar y así es como acabé conociendo esta maravillosa organización llamada Adolesco. Tras pocos meses, los profesionales de Adolesco encontraron al correspondiente perfecto para mí. Un chico muy amable y cariñoso que vivía en el sur de Francia, Burdeos.

         Las primeras cuatro semanas le tocaron venir a él a España. Por cómo reaccionó al despedirse creo que se lo pasó en grande. Al cabo de un mes, me tocó a mí abandonar mi país. Unos de mis mejores recuerdos del intercambio se encuentran en Francia porque hicimos numerosas actividades como viajar  en catamarán, hacer surf  y visitar la ciudad.

         Tuve muy buena suerte al haberme emparejado con un chico tan cuidadoso  y con la capacidad de adaptarse a cualquier situación.

         Recomiendo esta maravillosa experiencia a todos los adolescentes que tengan ganas de  realizar un intercambio.

Rodrigo (2021)

Icíar en Denver

Intercambio en USA
En el parque de atracciones Elitch’s de Denver

Intercambio en USA

Durante los tres meses que he compartido con Hannah, mi compañera americana, he disfrutado muchísimo y sobretodo he aprendido y adquirido nuevos valores y perspectivas respecto a ciertos aspectos de mi vida y «mi mundo» al compararlos con los de ella y su familia. He visitado otros estados, he ido a un campamento de verano, he hecho amigos nuevos e incluso he ido a un instituto americano. Cuando ella estuvo aquí fuimos a Barcelona, a Madrid y a la playa y no sabría decir dónde disfrutamos más. En definitiva, ha sido un verano maravilloso y he encontrado gente que espero no olvidar nunca.