Clara y Alice, verano entre Italia y España

Estuve tres semanas en Italia con Alice y su familia, con la que estoy todavía en contacto.

En ese tiempo conocí gente que sabe español, porque normalmente allí se imparten clases de dos o tres idiomas. 

Al ser el idioma italiano muy similar, no nos era
muy difícil comunicarnos, por ejemplo, con Laura, la madre de Alice, que no sabía español. A las dos semanas prácticamente podía entender todo, aunque a hablar solo aprendí palabras básicas.


La familia de Alice me acogió muy bien, me hicieron la estancia muy amena y cómoda, además de preocuparse continuamente por mí. 

Estuve cinco días en los Alpes donde tienen un apartamento, y allí visitamos Cortina d’Ampezzo; también me llevaron mucho a la piscina porque hacia un calor insoportable, y estuve unos días en la playa en l’Ille di Nazioni.


La gastronomía italiana es espectacular, siempre trataban de mostrarme platos típicos. 
También tuve mucha suerte de conocer a un amigo que vive en Santander y casualmente estuvimos juntos allí en Padova. Él hizo el intercambio también con
Adolesco y estuvo en la casa de un amigo de Alice. Luego, al volver quedamos algún día en España y lo pasamos genial juntos. 

Recomiendo esta experiencia para aquellos que saben algo del idioma extranjero, porque ahí es
cuando se puede ver un gran progreso a partir de la tercera semana. Si no sabes nada del
idioma, como yo, recomiendo la experiencia de igual manera, aunque el aprendizaje sea más lento.

Clara (Verano 2021)

Intercambio significa mejorar

Es normal pensar que irse a otro país puede traer más cosas malas que buenas. Alejarse de casa, de
tu familia, de tus amigos e ir a un lugar, donde cada palabra te cuesta un mundo aprender. Pero no
somos conscientes que un intercambio no se basa solo en aprender otro idioma.


Si algo he aprendido en mi intercambio en Alemania, es que un intercambio significa mejorar. Mejorar como persona, mejorar tus capacidades sociales, mejorar a desenvolverte mejor en un sitio desconocido para ti y también mejorar tus idiomas.


Algo que preocupa mucho es la pregunta de: ¿me voy a perder muchas cosas mientras este fuera?. Yo mismo tuve esa duda, y puedo afirmar que cuando vuelves todo está igual; tus amigos son los mismos, tu rutina sigue intacta y te das cuenta de que no te has perdido nada.

Sergio y David

Soy consciente de que hacer un intercambio es un reto serio, pero en base a mi experiencia os puedo asegurar rotundamente que trae mucho más bien que mal. Por esto y más animo a cualquiera que tenga dudas a dar el pasito y hacer un intercambio, no te arrepentirás.

Sergio (Verano 2021)

Rodrigo y Maxandre

Desde pequeño me acuerdo que mis padres me animaban a conocer gente nueva y culturas diferentes. Eso me hizo investigar y así es como acabé conociendo esta maravillosa organización llamada Adolesco. Tras pocos meses, los profesionales de Adolesco encontraron al correspondiente perfecto para mí. Un chico muy amable y cariñoso que vivía en el sur de Francia, Burdeos.

Las primeras cuatro semanas le tocaron venir a él a España. Por cómo reaccionó al despedirse creo que se lo pasó en grande. Al cabo de un mes, me tocó a mí abandonar mi país. Unos de mis mejores recuerdos del intercambio se encuentran en Francia porque hicimos numerosas actividades como viajar  en catamarán, hacer surf  y visitar la ciudad.

Tuve muy buena suerte al haberme emparejado con un chico tan cuidadoso y con la capacidad de adaptarse a cualquier situación.

Recomiendo esta maravillosa experiencia a todos los adolescentes que tengan ganas de  realizar un intercambio.

Rodrigo (Verano 2021)

Icíar en Denver

Intercambio en USA
En el parque de atracciones Elitch’s de Denver

Intercambio en USA

Durante los tres meses que he compartido con Hannah, mi compañera americana, he disfrutado muchísimo y sobretodo he aprendido y adquirido nuevos valores y perspectivas respecto a ciertos aspectos de mi vida y “mi mundo” al compararlos con los de ella y su familia. He visitado otros estados, he ido a un campamento de verano, he hecho amigos nuevos e incluso he ido a un instituto americano. Cuando ella estuvo aquí fuimos a Barcelona, a Madrid y a la playa y no sabría decir dónde disfrutamos más. En definitiva, ha sido un verano maravilloso y he encontrado gente que espero no olvidar nunca.